5 mitos sobre el sonambulismo

5 mitos sobre el sonambulismo

Conocemos el sonambulismo como un trastorno del sueño que hace que la persona que lo tiene se levante, hable o camine dormida.  Estas personas suelen actuar como si estuvieran despiertas pero no es así. A pesar de todo lo que sabemos sobre este trastorno existen muchos mitos sobre él.

1.- Existe peligro al despertar a una persona sonámbula.

Es uno de los mitos más extensos y que más circulan. Hablan de infartos al corazón, muerte o demencia pero esto no es del todo verdad. Los ataques al corazón no suelen ocurrir pero lo que sí que sucede es que aquella persona se despierte confundida y desorientada por lo que tendremos que calmarnos y decirle a la persona aquello que ha sucedido.

2.- Si se dan un golpe no se hacen daño.

Aunque la persona se encuentre en este estado no pierde la sensibilidad ni la hace inmune a cualquier estímulo. Hay que tener cuidado con la persona, que no se choque con anda y no pueda golpearse muy fuerte. Si el golpe es grande podría hasta despertarla.

3.- Siempre llevan los ojos cerrados.

Las películas de cine han aumentado este mito bastante. Las personas sonámbulas no van con los ojos completamente cerrados. Tenemos que ser conscientes de que esas personas abren puertas y caminan por lo que ven todo aquello que se encuentra a su alrededor pero manteniendo la idea en el cerebro de que se encuentra en el sueño.

3.- Siempre llevan los ojos cerrados.

Las películas de cine han aumentado este mito bastante. Las personas sonámbulas no van con los ojos completamente cerrados. Tenemos que ser conscientes de que esas personas abren puertas y caminan por lo que ven todo aquello que se encuentra a su alrededor pero manteniendo la idea en el cerebro de que se encuentra en el sueño.

4.- Tienen episodios de sonambulismo todos los días.

Es otro de los mitos más extendidos y que, claramente, no es cierto. Las personas con este trastorno no sufren episodios todos los días. Suelen ocurrir en periodos de más estrés pero estos se reducen también cuando este desaparece.

5.- Deben estar encerrados.

La familia se preocupa mucho sobre este trastorno, sobre el bienestar de la persona y esto puede llevarle s a la idea de encerrarla. Pero no es algo positiva. Encerrarla allí donde se limite su movilidad puede hacer que se tenga un riesgo más alto de que la persona se lastime. Tomar medidas como cerrar las puertas y ventanas de la casa, utilizar las persianas también como barrera, no dejar objetos punzantes o peligrosos a la vista son medidas de precaución más favorables que encerrar a la persona.

Hoy en día no existe ningún tratamiento para este trastorno pero se recomienda tener una higiene del sueño buena, no cenar mucho e irse a la cama todos los días, manteniendo una rutina.

By | 2019-04-24T07:50:23+00:00 abril 24th, 2019|Noticias, SilverGroup|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment